Contestaciones de José Antonio Barrera Balderrama,

Sobre el tema de "El bautismo de los niños" a Israel Sánchez Villalobos

a través del periódico "El Heraldo Noroeste" (Cuauhtémoc) en la sección dominical "Opinión" (Editoriales), pág. 5

de los días del domingo 27 de julio del 2008 al domingo 21 de septiembre del 2008 (8 artículos en total)

ÍNDICE

I.-       Introducción
II.-      Se debe bautizar a los niños recién nacidos?
III.-     Documentos históricos a favor de la enseñanza católica
IV.-     Otra fuente de revelación
V.-      Los niños nacen con el pecado original
VI.-     La gracia de Dios se adelanta a nuestros méritos personales
VII.-    La biblia no prohibe el bautismo de los niños
VIII.-   En el antiguo testamento se tomaba en cuenta a los que "aun maman"
IX.-     El bautismo y el limbo

 

 

1.- INTRODUCCIÓN

 

Es el bautismo de los niños un tema en el que no están de acuerdo la mayoría de las sectas protestantes hoy en día. Y es que lo que sucede con las sectas es el hecho de que no han comprendido la gran riqueza de los Sacramentos, en especial del Bautismo. A este último lo han reducido únicamente a un simple "compromiso oficial y público de seguir la doctrina de Jesús y participar activamente en predicar el Evangelio".
No entienden que el Bautismo rebasa con mucho esas fronteras. En el catolicismo (iglesia auténtica depositaria de las enseñanzas de Jesucristo) esa idea es mucho más amplia pues el compromiso que se adquiere en el Bautismo se renueva en el sacramento de la Confirmación (éste último totalmente desconocido en las sectas).El bautismo no es un simple acto público de que se acepta la fe y la promesa de ejercer el apostolado, sino que va mucho más allá.
Es el Sacramento (para muchas sectas es sólo un "símbolo" y a bautizarse le llaman "simbolizarse") por medio del cual participamos de la muerte y resurrección de Cristo y recibimos gratuitamente los frutos de la Redención, muriendo al pecado y recibiendo una nueva vida en nuestra alma. Nos hace hijos de Dios y herederos del cielo al entrar en comunión de Cristo y nos hace miembros de su Cuerpo Místico que es la Iglesia y al mismo tiempo nos hace templos vivos del Espíritu Santo.
Toda esa riqueza doctrinal que acabamos de resumir es completamente pasada por alto por muchos hermanos nuestros que al parecer lo único que les interesa es "ganar adeptos".
No descartamos desde luego la posibilidad de que haya gente de buena fe (e incluso "pastores" de buena fe) que hagan eso sin maldad y creyendo servir a Dios correctamente, pero eso no justifica a quienes a sabiendas de que están en un error, siguen en esas sectas por un torpe interés de lucro, honores o fama. La mayoría de las sectas opinan que si un niño muere antes del uso de razón se salva "porque no cometió pecados personales".
Decir eso es un error gravísimo, porque es lo mismo que decir que ese niño se salva sin la intervención de Jesucristo por el Bautismo y por lo tanto equivale a decir que se salva sólo por su naturaleza humana, la cual -según la clarísima enseñanza de San Pablo- es ESENCIALMENTE PECADORA, como lo veremos ampliamente más adelante .El mismo modo de pensar de las sectas con respecto al Bautismo de los niños, es pues, una gran blasfemia, porque equivale a "negar a Jesucristo como único Salvador, al menos con respecto a los niños" (P. Dizán Vázquez).

 

2. ¿SE DEBE BAUTIZAR A LOS NIÑOS RECIEN NACIDOS? Índice

Las sectas critican y calumnian a la Iglesia Católica diciendo en sus libros y revistas que el bautismo de los niños ha sido "uno de los mejores inventos de los Papas para asegurar a los fieles dentro del oscurantismo romanista.

.Los evangélicos declaran lo siguiente: "Hay que creer en el Evangelio y arrepentirse del pecado primero, para después dar fe de la nueva vida por medio del bautismo en agua. Este es el orden que Cristo estableció en sus instrucciones sobre el bautismo, y es también el que los discípulos observaban. Un infante no puede creer en el Evangelio, ni arrepentirse" ("¿Cuál camino?", Luisa J. de Walter, pág. 60).

Los Testigos de Jehová por su parte, nos dicen: "De hecho, Jesús ordenó a sus seguidores que hicieran discípulos de gentes de todas las naciones y entonces bautizaran a estos nuevos discípulos. Esto no es bautizar a infantes". ("La verdad que lleva a vida eterna", pág. 183).

Otros opinan (como el Sr. Israel Sánchez Villalobos) que el Bautismo debe administrarse a los 30 años de edad, es decir, la edad que Cristo tenía cuando fue bautizado por San Juan.

Y otros más dicen que debe ser aplicado cuando el niño alcance el uso de razón para que se dé cuenta de lo que reciben y para que puedan elegir libremente si quieren ser bautizados o no.

Cuando alguien estudia con seriedad y sin prejuicios al catolicismo, se da cuenta de la increíble profundidad teológica de nuestra santa religión. Esa profundidad doblemente milenaria, contrasta en forma muy notable, con enseñanzas derivadas de la tristemente célebre "reforma" protestante, nacida del odio de un fraile rebelde, Martín Lutero.
A la muerte de Lutero (e incluso aún en vida) nacieron sectas derivadas de esa rebeldía y pasando el tiempo se derivaron otras y otras más, hasta ser hoy en día "un verdadero escándalo, que hace difícil que el mundo crea en un Cristo dividido", como dijera en una ocasión el Papa Juan Pablo II.

En medio de ese triste panorama de divisiones y subdivisiones, la doctrina del Bautismo se ha desfigurado de tal manera que si alguien quiere estudiar lo que piensan las sectas sobre el tema, PRIMERO DEBE SABER DE QUÉ SECTA SE TRATA y qué es lo que enseñan para luego sacar conclusiones. Pero a veces ni siquiera de esa forma, porque el sectarismo CAMBIA SUS ENSEÑANZAS CON EL TIEMPO. En cambio en el catolicismo, la esencia doctrinal no ha cambiado, porque predica LA VERDAD y la verdad no cambia.

 

3.- DOCUMENTOS HISTÓRICOS A FAVOR DE LA ENSEÑANZA CATÓLICA.- Índice

a) Así por ejemplo, contamos con un documento histórico de gran valor: la "Didaqué", libro de la doctrina cristiana escrito en tiempos de los Apóstoles (entre los años 90 al 100) y que nos dice en el capítulo 7: ".Bautizad en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo en agua corriente. Si no tienes a la mano agua corriente, bautiza en otra agua. Si no puedes hacerlo en agua fría, házlo en agua caliente. Si tampoco puedes esto, derrama entonces tres veces agua sobre la cabeza en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" ("Didaké", cap. 7, Iss). (Véase Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa-Calpe, artículo "Didaqué").

b) También San Irineo (años 140-205), dejó consignadas las siguientes palabras: "Jesucristo vino a salvar a todos los que por su medio nacen de nuevo para Dios: INFANTES, niños, adolescentes, jóvenes y viejos" (Adv. Haer. Libro II, cap. 22).

c) "La ´Tradición Apostólica´ -que contiene el ritual más antiguo conocido- hace esta indicación: "(Quienes se bauticen) se despojarán previamente del vestido, Y SE BAUTIZARÁN LOS NIÑOS EN PRIMER LUGAR. Los que pueden hablar por sí mismos, lo harán; si algunos no pueden, lo harán por ellos sus padres o alguno de la familia". San Cipriano, contestando a Fidó, que dudaba si habría que bautizar inmediatamente o al octavo día, sigue lo establecido en el sínodo de Cártago del 251, según el cual ha de hacerse cuanto antes, para quitar el pecado original. ("Iniciación a la Liturgia de la Iglesia", J. A. Abad Ibañez, M. Garrido Bonaño, O.S.B. Editorial "Pelícano", pág. 161)

d) Orígenes a su vez, declara entre los años 180 a 225 que el Bautismo de los niños arranca desde los tiempos de los mismos apóstoles (Epístola adv. Romanus, Libro V, cap. 9).

e) El Papa San Ciricio (años 385-399) escribió: "A los niños que ni siquiera pueden hablar por su edad, no se les prive del bautismo".

f) También el Papa San Zósimo, dejó escrito: "El bautismo es para el perdón de los pecados, pero los niños tienen el pecado original; luego hay que bautizarlos" (Declaración del concilio de Cártago, año 418).

g) El Papa Celestino también declaró: "La Santa Iglesia en todo el mundo, actúa uniformemente bautizando a los niños y a los jóvenes." (Pequeño Indice de Celestino", Papa Celestino, año 422).

h) "San Agustín, con quien el tema llega a un altísimo grado de esclarecimiento doctrinal, hace tres grandes afirmaciones:
a) El Bautismo de los niños es un hecho universalmente practicado;
b) es de tradición apostólica; y
c) es una praxis que, por estar bien fundamentada, hay que mantener... ("Iniciación a la Liturgia de la Iglesia", J. A. Abad Ibañez, M. Garrido Bonaño, O.S.B. Editorial "Pelícano", pág. 161)

i) "Los concilios y los Papas han recordado con frecuencia a los padres cristianos el deber de bautizar a sus hijos. Así, en la controversia pelagiana se ratificó la costumbre de bautizar a los niños (igual que a los adultos) "para la remisión de los pecados", confirmando a la vez la fe en la existencia del pecado original. En este sentido intervinieron los Papas Siricio e Inocencio I y el Concilio de Cártago del año 418, que condenó "a los que niegan que se debe bautizar a los niños recién salidos del seno materno" y afirmó que "en virtud de la regla de la fe" de la Iglesia Católica sobre el pecado original "también los más pequeños, que todavía no han podido cometer personalmente ningún pecado, son verdaderamente bautizados para la remisión de los pecados, a fin de que por la regeneración sea purificado en ellos lo que han recibido por la generación. El Sínodo de Wesses, del año 690, señaló que el Bautismo de los niños debía celebrarse "antes de los 30 días". El concilio de Florencia condenó la actitud de quienes diferían el bautismo de los niños y afirmó que había que bautizarles "cuanto antes". Trento repitió la doctrina del sínodo de Cártago, declaró que "nadie puede ser justificado sin el baño del nuevo nacimiento o el deseo de recibirlo" y condenó el error de los anabaptistas, que sostenían que era más saludable "omitir el bautismo (de los niños) que admitirlos sin un acto de fe personal, en la sola fe de la Iglesia". Los sínodos y concilios regionales o nacionales postridentinos enseñaron con firmeza la necesidad de bautizar a los niños. Los modernistas, que sostenían que el bautismo de niños no fue práctica originaria de la Iglesia sino evolución histórica disciplinar, fueron condenados." ("Iniciación a la Liturgia de la Iglesia", J. A. Abad Ibañez, M. Garrido Bonaño, O.S.B. pág. 161).

 

 

4.- OTRA FUENTE DE REVELACIÓN.-Índice

Los protestantes -repetimos- rechazan todo ese valiosísimo caudal de enseñanza Patrística, y con soberana terquedad se aferran sólo a la Biblia y se encierran herméticamente en ella, rechazando violentamente todo lo que no esté "escrito en la Biblia", sin ponerse a considerar que la misma Sagrada Escritura les está diciendo que no se encierren, que miren hacia fuera también. Por ejemplo:

a) "Muchas otras cosas hizo Jesús, que si se escribieran de una por una me parece que no cabrían en el mundo los libros que tendrían que escribirse" ( Jn, 21,25). Lenguaje simbólico que nos da a entender que no todo está en la Biblia.

b) "Guarden las tradiciones que han recibido, ya sea de palabra o por carta nuestra" (II Tes. 2,15). Aquí San Pablo equipara la Sagrada Tradición ("palabra") con la Biblia ("carta").

c) "Tenemos también la palabra profética, a la cual hacéis bien en prestar atención! (II Pe1,19). La palabra "también", indica otra fuente de revelación.

d) "Conserva las palabras saludables en la misma forma que de mí las oíste." (IITim.1,13). No que "de mí las leíste", aunque también la incluye.

e) "Muchas cosas tendría que escribirte, mas no quiero hacerlo por medio de tinta y papel."(II Jn.1,12) . Si sólo lo escrito es lo que vale según los protestantes ¿entonces por qué San Juan prefirió hablarles en vez de escribirles?

f) "Pues los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría y de su boca ha de salir la doctrina."(Mal. 2,7) . No de su pluma, aunque también la incluye.

g) "Entonces el Señor extendió la mano, me tocó los labios y me dijo: Yo pongo mis palabras en tus labios."(Jer. 1,9) . No "pongo mis palabras en un libro". Aunque Dios también puso sus palabras en la Biblia, esto no excluye la revelación oral.

h) "Respondió Moisés: viene a mí el pueblo, a fin de oír la determinación de Dios"(Ex. 18,15)) . No "a fin de leer la determinación de Dios", aunque la incluye.

(véase también: (Deut. 17, 8-13); (Neh. 8, 1-8); (Ez. 2, 9-10); (Lc. 10, 16); (Jn. 17, 20); (Hech. 8, 26ss); (9, 6-7); (Rom. 10, 17); (II Tim. 2, 2); (II Tes. 3, 6). La misma Biblia pues, nos está hablando de OTRA FUENTE DE LA REVELACIÓN, aparte de la Biblia y que nosotros llamamos "SAGRADA TRADICIÓN".

 

 

5.- LOS NIÑOS NACEN CON EL PECADO ORIGINALÍndice

Nuestros hermanos protestantes, no saben que TAMBIÉN CON LA BIBLIA SE DEMUESTRA QUE ES -NO SÓLO CORRECTO- SINO INDISPENSABLE, EL BAUTISMO DE LOS NIÑOS. En efecto, si bien es cierto que la Biblia no habla literalmente del bautismo de los niños, también es cierto que sí habla del DOGMA DEL PECADO ORIGINAL, el cual sí consta expresamente en la Biblia, por lo tanto sí habla al menos de manera "implícita" del bautismo de los niños. Pero empecemos por demostrar que el niño nace con el pecado original heredado de nuestros primeros padres, lo cual está consignado expresamente en la Biblia:

a) "He aquí que en maldad he sido formado. En pecado me concibió mi madre" (Salm. 51, 5).

b) Somos "por naturaleza hijos de ira" (Ef. 2,3) (nótese la palabra "naturaleza", es decir "la naturaleza humana", es pecadora desde que empieza a existir.

c) "Porque así como por la desobediencia de un solo hombre (Adán) todos fueron constituidos pecadores, por un solo hombre (Cristo) todos serán constituidos justos" (Rom. 5, 19)

d) "Por un solo hombre entró el pecado en el mundo..."(I Cor. 15, 21)

e) "No hay justo, ni siquiera uno" (Rom. 3, 10).

f) "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios"(Rom. 3, 23)

Ahora demostremos que tenemos que borrar ese pecado original por medio del bautismo para poder entrar a la vida eterna:

a) "En verdad, en verdad te digo (le dice Jesús a Nicodemo) que el que no nace del agua y del Espíritu no podrá entrar en el Reino de los Cielos" (Jn. 3, 5). Aquí dice que para entrar al Cielo se requiere nacer con agua. No dice que sea una regla exclusivamente para los adultos. No establece ninguna edad ni en ese pasaje ni en ningún otro de la Sagrada Escritura.

b) "El bautismo que corresponde a esto (se refiere San Pedro al arca de Noé) ahora nos salva (es decir, nos introduce a la vida eterna) (I Pe. 3, 21).

c) "Vayan y hagan mis discípulos a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Enséñenles a observar todo lo que yo les he mandado" (Mt. 28, 20)."

Todas las naciones" incluye a los niños puesto que no se está indicando ninguna edad. Por otra parte obsérvese cómo primero dice "bautizar" y luego "enseñar", exactamente lo que hace la Iglesia Católica que primero bautiza y luego cuando el niño crece, le enseña. Echando un vistazo al Antiguo Testamento, encontramos un versículo muy interesante: "Todos me conocerán, dice Yahvé Dios, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, porque yo perdonaré sus culpas" (Jr. 31, 31-34). Aquí dice Dios que perdonará incluso a los niños. ¿Por qué si los niños -según los protestantes- no tienen pecado? De todo lo que hemos estudiado, se pueden sacar dos deducciones bíblicas:
Primero: que TODOS debemos librarnos del pecado original puesto que TODOS SOMOS POR NATURALEZA "HIJOS DE IRA" (Ef. 2, 3). "He aquí que en maldad he sido formado. En pecado me concibió mi madre" (Salmo 51, 5-7).
Segundo: que debemos RENACER POR MEDIO DEL BAUTISMO.

Pues bien, los católicos queremos que TODOS (INCLUSO LOS NIÑOS), se vean libres del pecado. ¿Acaso esto va en contra de la Biblia? ¡Al contrario! Está hecho exactamente como Dios quiere, es decir, El quiere que "TODOS LOS HOMBRES SE SALVEN" (I Tim. 2, 4).)

 

 

6.- LA GRACIA DE DIOS SE ADELANTA A NUESTROS MÉRITOS PERSONALES.- Índice

Ahora bien, además del dogma del "pecado original" (que, teológicamente hablando, más que pecado, es más bien la inexistencia o carencia de la Gracia de Dios en nuestra alma), existe en la Biblia de manera explícita otra enseñanza importantísima: LA ACCION DE LA GRACIA DIVINA EN EL HOMBRE.
En efecto, al bautizar a los niños, la Iglesia no contradice en nada a la Biblia, la cual nos enseña que LA GRACIA DE DIOS SE ADELANTA A NUESTROS MÉRITOS PERSONALES, ES DECIR, QUE DIOS NOS SALVA POR SU INFINITA MISERICORDIA Y NO EN VISTA DE NUESTROS MÉRITOS: "En efecto, cuando todavía estábamos sin fuerzas en el tiempo señalado, Cristo murió por los impíos; -en verdad, apenas habrá quién muera por un justo, por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir-, pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros" (Rom. 5, 6ss.).
Los niños ciertamente no pueden hacer un acto personal de fe en Jesucristo puesto que su inteligencia no está aún desarrollada, pero eso no quiere decir que no tengan inteligencia, y esto cualquiera lo sabe. En estudios recientes, los científicos han demostrado las formas en las que el niño demuestra su inteligencia ¡INCLUSO DESDE EL SENO MATERNO!. Eso es en cuanto a la inteligencia, pero si hablamos en cuanto a la fe, el niño no la tiene, pero DIOS SE LA CONCEDE POR MEDIO DEL BAUTISMO.
Para decir esto, nos apoyamos en los pasajes que ya hemos estudiado. Dicen los protestantes que si el niño no puede realizar un acto de fe, no puede recibir la fe del Bautismo. En esto, es donde se manifiesta la pobre Teología de las sectas que confunden la fe (cuyo origen es Dios) con el acto con el que se manifiesta esa fe (cuyo origen es el hombre). No entienden que la fe Teologal la infunde Dios en el hombre, mientras que en el "acto de fe" intervienen la voluntad y el entendimiento humanos DESDE el hombre PARA con Dios.

El modo de pensar de los sectarios, no es el modo de pensar de Dios. ¿No consta acaso en la Biblia que Dios santificó a San Juan Bautista ANTES DE NACER? (Lc. 1,44; véase también Lc. 1,15)? ¿No sucedió lo mismo con el profeta Jeremías (Jer. 1,5-8)? ¿Y si Dios les dio a esos personajes su Gracia antes de nacer, no se la dará a un niño recién nacido?
El pecado original, no es pecado "personal", pero sí es "verdadero pecado", por lo tanto es una ENFERMEDAD DEL ALMA. ¿Acaso los padres de un niño recién nacido que se encuentra enfermo, esperarán a que crezca para preguntarle si quiere curarse o no? O si tiene hambre ¿esperarán a que crezca para preguntarle si quiere comer o no? ¿O los padres esperarán a que el niño crezca para preguntarle si quiere ser hijo de ellos?
Partiendo incluso del hecho de que "El bautismo es la más valiosa de todas las herencias". ¿No aceptarían los padres EN NOMBRE DEL NIÑO la herencia ya desde ahora, para que cuando crezca la disfrute "aumentada con sus intereses"? ¿No aceptan los padres derechos y deberes e incluso cargos y títulos de nobleza EN NOMBRE DEL NIÑO incluso antes de nacer? ¿Por qué entonces esperar a que el niño crezca para preguntarle si quiere o no quiere recibir la Gracia de Dios?
San Pablo nos enseña que alguien puede ser heredero aunque sea niño: "Pero también digo: entre tanto el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, AUNQUE ES SEÑOR DE TODO". (Gal. 4, 1) Ahora bien, si todos nacemos "hijos de ira" (Ef. 2,3), esto significa que desde nuestro nacimiento estamos ENFERMOS del alma (Sal. 51,5). Y Cristo vino a los "enfermos", no a los sanos (Mr. 2,17).
Estando los niños enfermos con el pecado original (I Cor.15, 21-23), al impedirles el bautismo es evitar que los niños se acerquen a Jesús (Lc. 18, 16).

 

7.- LA BIBLIA NO PROHIBE EL BAUTISMO DE LOS NIÑOS.-Índice

La Biblia no habla literalmente del Bautismo de los niños, PERO NO EXISTE NI UN SOLO VERSÍCULO QUE PROHIBA DICHA PRÁCTICA. En efecto, ningún versículo es condenatorio, al contrario, si leemos detenidamente todos los pasajes que hablan del Bautismo, TODOS DAN A ENTENDER QUE LOS NIÑOS ERAN BAUTIZADOS JUNTO CON SUS PADRES.
Por ejemplo las familias que bautizó San Pablo: la de Estéfanas (I Cor. 1,16); la de Lidia(Hech. 16,15) ; la familia del carcelero (Hech. 16,33). ¿No sería demasiado raro que en esas familias no hubiera niños?
San Lucas siempre escribió de manera muy detallada, le gustaba "investigar todo con exactitud" (Lc. 1,3) (incluso, supo decirnos la edad exacta que tenía Jesús cuando subió con sus padres a Jerusalén para la fiesta de la Pascua (Lc. 2,42), no menciona en absoluto la prohibición de bautizar a los niños, al contrario, algunas veces como por ejemplo en el pasaje del carcelero, dice: "se bautizó él Y TODOS LOS DE SU FAMILIA".
La palabra "TODOS" ("áphantes" en griego es una palabra incluyente de todo el universo cualitativo y cuantitativo al que se está refiriendo) incluye desde luego a los niños, porque en caso contrario San Lucas nos hubiera informado a partir de qué edad eran bautizados.
Por otra parte, ¿no sería también demasiado raro que a San Pablo o a San Pedro o algún otro de los Apóstoles se les haya pasado explicarnos que el bautismo no debe aplicarse a los niños y también decirnos a qué edad debe aplicarse? Y esto por la sencilla razón de que por ejemplo a los 7 años el niño ya alcanzó el uso de razón pero todavía no puede comprender bien todo lo que es el Kerigma en una profundidad teológica suficiente como para poder bautizarse. De ahí se infiere la importancia de que algún apóstol nos hubiera dicho exactamente la edad más apropiada. Además tendremos que analizar la situación de los que mueren antes de los 30 años y por lo tanto no renacieron "del agua".
¿Qué sucede con los dementes o con los que tengan algún otro daño cerebral?

Si los Apóstoles no dejaron consignada en los Evangelios o en las Epístolas, la "prohibición" de bautizar a los niños, entonces SÍ SE PUEDE Y SE DEBE BAUTIZAR A LOS INFANTES.

 

 

8.- EN EL ANTIGUO TESTAMENTO DIOS TOMABA EN CUENTA "A LOS QUE AÚN MAMAN"Índice

También es muy importante observar que mientras en el Nuevo Testamento la señal que nos hace miembros de la Iglesia, es precisamente el BAUTISMO (I Cor. 12,13; Col. 1,18), en el Antiguo Testamento la señal que hacía a un judío miembro del pueblo de Dios que era Israel, ERA LA CIRCUNCISIÓN como nos lo enseña claramente San Pablo (Rom. 4, 9-12).
Por lo tanto, así como el niño judío se le circuncidaba A LOS OCHO DÍAS DE NACIDO (Lev. 12, 3) y por esa señal el niño formaba parte del pueblo de Dios (Ex. 12,48) , así el niño que se bautiza se convierte, de "criatura" de Dios, en "hijo" de Dios, heredero del cielo y miembro de la Iglesia, aunque apenas sea un niño recién nacido.
A esto se le llama "LA CIRCUNSICIÓN DE CRISTO" (Col. 2, 11-12). El que se bautiza NACE EN LA FAMILIA DE DIOS (I Jn. 3, 1). Abraham "creyó a Dios y le fue contado por justicia" (Ga. 3, 6) y sin embargo ya era parte del pueblo de Dios y heredero de las promesas desde su tierna edad.

Ahora bien, no puede ser posible que el Nuevo Pacto establecido por Cristo sea más limitado que el Antiguo. En este último, encontramos siempre la característica de la UNIVERSALIDAD, es decir, Dios hizo un pacto CON TODO EL PUEBLO DE ISRAEL y a ese pacto se ingresaba A LOS OCHO DÍAS DE NACIDO.
Dios, cuando se dirigía a su pueblo, se dirigía a TODOS: "Por eso pues, ahora, dice el Señor, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno, lloro y lamento. Tocad trompeta en Sión, proclamad ayuno, convocad Asamblea. Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, CONGREGAD A LOS NIÑOS Y A LOS QUE AÚN MAMAN." (Joel 2, 12-16). ¿Para qué se tenía que congregar "a los que aún maman"? ¿Ellos necesitan penitencia y ayuno? Desde luego que los niños eran congregados también porque formaban parte del mismo pueblo, unidos en la solidaridad de fe de sus padres.

En el Nuevo Testamento es igual y así lo entendieron los Apóstoles: "Arrepiéntanse y BAUTÍCENSE cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa Y PARA VUESTROS HIJOS." (Hech. 2, 38-39).

Los protestantes no se ponen a reflexionar con seriedad en todos los pasajes que hablan del Bautismo. Sólo toman algún que otro versículo -repetimos- que creen que más o menos va en contra de la Iglesia Católica y no hacen caso muchas veces ni siquiera al contexto o a pasajes paralelos. Es por eso que no entienden lo que realmente significa el Bautismo.
Lo reducen a un simple "signo externo de una conversión interna".

El libro protestante titulado: "¿Cuál camino?" de Luisa J. de Walter, dice en la pág. 60: "Los evangélicos creemos que el bautismo no regenera". Da la impresión de que la Sra. Walter no ha leído la Biblia completa, porque para atreverse a decir eso, pasó por alto muchos pasajes (sobre todo el de (Tito 3, 5): "El lavamiento de la Regeneración").
Para ella, si alguien quiere ser salvo, no tiene que hacer otra cosa más que creer. Pero Jesús no dijo solamente: "El que cree será salvo y así renacerá de nuevo". Jesús dijo algo más, que merece toda nuestra atención: "El que creyere Y FUERE BAUTIZADO, SE SALVARÁ"(Mr. 16, 16).

Los hermanos sectarios evangélicos dicen además que en este último pasaje Jesús comenzó diciendo: "el que creyere" y luego después dijo "y fuere bautizado" y agregan que eso no cuadra con el Bautismo de los niños, porque primero deben creer y luego ser bautizados. Pero -repetimos- los evangélicos pasan por alto otros pasajes como el que sigue: "En verdad, en verdad te digo, que el que no naciere DE AGUA y del Espíritu Santo no puede entrar en el reino de Dios" (Jn. 3, 5).
Aquí vemos que Jesús comenzó por EL AGUA, luego los niños pueden ser bautizados (recibir la fe) y después profesar esa fe (producir "actos de fe"), cuando estén grandes.
De ambos pasajes se deduce que los Evangélicos, no solamente se aíslan en un solo pasaje, sino además conceden demasiada importancia al orden de los términos.

Otro pasaje que citan mucho es el que dice: "Arrepiéntanse y bautícense cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados" (Hech. 2, 28). "Primero es arrepentirse -dicen ellos- y luego bautizarse; los niños no pueden seguir ese orden, por lo tanto no deben bautizarse". Pero nosotros volvemos a insistir que aislarse en un pasaje y no hacer caso de otros, nos puede llevar al absurdo. En la conclusión del evangelio de San Mateo (28, 19-20), Jesús menciona primero "BAUTIZAR" (v. 19) y luego "ENSEÑAR" (v. 20).

Los Testigos de Jehová dicen que el Bautismo es "un paso de obediencia necesario. un símbolo de que uno cree.. el bautismo no lava a uno de sus pecados." (Libro jehovista "Asegúrense de todas las cosas", pág. 60-61) ¿Entenderán nuestros hermanos Testigos de Jehová lo que es el Bautismo?
La misma Biblia de ellos los está contradiciendo: "En los días de Noé, mientras se construía el arca, en la cual unas pocas personas, es decir, ocho almas, fueron llevadas a salvo a través del agua. Lo que corresponde a esto ahora los está salvando a ustedes, a saber, el Bautismo" (I Pe. 3, 20-21).
Entonces ¿El Bautismo lava el pecado o no lo lava? ¿Es simplemente "necesario" o es indispensable? ¿Es sólo un "símbolo" o es una realidad? ¿Noé y su familia se salvaron sólo simbólicamente, o realmente se salvaron?
San Pablo en su primera carta a los Corintios les explica que el paso del mar Rojo en tiempos de Moisés prefiguró el Bautismo que Cristo establecería en la plenitud de los tiempos: "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar, y todos en Moisés FUERON BAUTIZADOS en la nube y en el mar" (I Cor. 10, 1-2).
Ciertamente los que pasaron el Mar Rojo eran TODOS, no solamente los adultos. El decir que el Bautismo "no regenera" como lo dice la Sra. Walker en su libro adventista "¿Cuál camino?", está en abierta contradicción con la predicación de San Pedro: "Arrepiéntanse y bautícense cada uno de ustedes en nombre de Jesucristo PARA PERDÓN DE LOS PECADOS" (Hech. 2, 38).

Y también está en contradicción con la enseñanza de San Pablo quien llama al Bautismo "el lavamiento de la REGENERACIÓN ("Palincenesías") Y DE LA RENOVACIÓN ("Anakainóseos") en el Espíritu Santo" (Tito 3, 5). A aquella persona que se le perdonan TODOS los pecados, empieza una vida nueva, SE "REGENERA".

San Pedro nos dice en otra ocasión: "El Bautismo que corresponde a esto, ahora nos SALVA" (I Pe. 3, 21). Se salva el que RENACE (el que se "regenera") por el agua del Bautismo y por el Espíritu(Jn. 3, 5) . El Bautismo "lava los pecados" (Hech. 22,16) y si lava los pecados, entonces "regenera" ¿o acaso se puede entender esto de otra forma?
¿El estar "revestidos" de Cristo (Gal. 3,27), no es ser "regenerados"?

Los científicos que elaboran las Enciclopedias, al tratar un tema de Religión (en este caso el Bautismo), analizan la Biblia, no desde el punto de vista religioso, sino como cualquier otro documento histórico y con la frialdad de la ciencia, nos dan sus conclusiones que son vertidas precisamente en las Enciclopedias. Pues bien, esas conclusiones son de un extraordinario valor para el apologista, ya que son completa y absolutamente imparciales. Veamos:

"Tal es el símbolo de este sacramento: lavar, purificar el alma de toda mancha de pecado, particularmente el original. Por esto todo lo que pueda decirse del acto bautismal es que consiste en un lavado del cuerpo, figurativo del que se opera a la vez en el alma. Tomás de Aquino define el bautismo: "la ablución externa del cuerpo, ejecutada con la prescrita forma de las palabras"; el Catecismo Romano, "el sacramento de la regeneración por medio del agua en la palabra" (sacramentum regenerationis per aquam in verbo). Operar la regeneración del alma es el fondo metafísico del bautismo, y más propiamente lo que efectúa es la regeneración... El aspecto psíquico del sacramento, expresado en aquellas definiciones, es el renacimiento por el agua aplicada al mismo tiempo en que se invoca a la Santísima Trinidad. Así pues, el bautismo es y se llama VERDADERA REGENERACION con respecto a la generación o vida natural, por la semejanza que con ella tiene en el orden de la gracia o vida sobrenatural producida y comenzada por el bautismo" (Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa-Calpe, artículo "Bautismo", pág. 1249-1250).

Por lo tanto, es ilógico y antibíblico (y además anticientífico) decir que el Bautismo "no regenera", o sea que no produce ningún efecto en el alma, sino que solamente es "un testimonio público de que me convertí a Cristo", es decir, en pocas palabras, que NO ES UN SACRAMENTO, SINO SOLAMENTE UNA "ORDENANZA" como la llaman algunas sectas.

"El que creyere y fuere BAUTIZADO, SE SALVARÁ"(Mr. 16,16) . Estas palabras de Jesús ¿suenan a Sacramento o a una simple "ordenanza"? De hecho en muchas sectas, el ser bautizado o no, ES ALGO SIN IMPORTANCIA; lo importante para ellos es solamente "creer en Cristo". ¿Quién puede atreverse a decir que "cree en Cristo" si no obedece lo que Él manda? Hay otros que dicen que el ladrón arrepentido que fue crucificado junto con Jesús, no necesitó bautizarse para estar ese mismo día con Él en el paraíso.

Los que dicen esto, son generalmente protestantes que antes fueron católicos. Pero cuando eran católicos, lo eran "de puro nombre", porque nunca conocieron, ni mucho menos PROFUNDIZARON en su santa religión pero luego cambiaron su moneda verdadera por una moneda falsa atraídos por su aparente brillo. Por eso abandonaron el catolicismo, porque nunca lo conocieron. Aquél católico que CONOCE su religión, nunca la abandona.

No existe únicamente el Bautismo en agua, sino también: EL BAUTISMO DE DESEO y también EL BAUTISMO DE SANGRE.

"1- El Bautismo de deseo consiste en un acto de caridad o contrición perfecta, unido al deseo explícito o implícito del Bautismo." Debe tener deseo explícito de recibirlo el que ya ha oído hablar de él. Por el contrario, al que no ha oído hablar de él basta el deseo implícito, que se halla en el deseo sincero de hacer todo lo que Dios manda para conseguir la salvación. Quien desea cumplir en todo la voluntad de Dios, al conocer que el Bautismo es mandato suyo se sometería gustosamente a su voluntad.
"2.- El Bautismo de sangre, consiste en el martirio, esto es en sufrir la muerte o un tormento capaz de producirla, por profesar la fe o por otra virtud." El martirio incluye un acto de perfecta caridad, puesto que lleva a dar la vida por Cristo. En uno y otro caso lo que suple el sacramento del Bautismo es la caridad perfecta, la cual no puede hallarse en el alma junto con el pecado, sino que produce en ella la justificación". ("Curso Superior de Religión", Pbro. J. Rafael Faría, pág. 377).

Se comprende fácilmente que siendo el Bautismo INDISPENSABLE para la salvación, de ninguna manera sería el deseo de Dios el reducirlo únicamente al agua (los protestantes con su doctrina de la "inmersión", ¡lo reducen aún más!), sino que en su infinita misericordia PUSO TAMBIÉN OTROS CAMINOS DE SALVACIÓN, ya que quiere que "todos los hombres se salven". (I Tim. 2,4)).

Así pues, el ladrón arrepentido, recibió el Bautismo "de deseo", ya que tuvo "temor de Dios" (Lc. 23, 40), reconoció a Jesús como "justo"(v. 41) y tuvo ardientes deseos de estar con El cuando viniera en su Reino (v. 42).
¿No son motivos suficientes para saber que si no estuvieran en la cruz, ese ladrón arrepentido le pediría el Bautismo a Jesús o a los Apóstoles o a sus legítimos sucesores?

Los Adventistas, en su libro "Creencias de los Adventistas del Séptimo Día", pág. 215, nos dicen: "¿Debieran ser bautizados los niños y los recién nacidos? El bautismo incorpora a los nuevos creyentes a la iglesia, dentro del contexto del "nuevo nacimiento".
Su conversión los ha hecho dignos de recibir el bautismo y llegar a ser miembros de la iglesia. La incorporación tiene lugar en el momento del "nuevo nacimiento" y no en el nacimiento del infante. Es por esto que los creyentes eran bautizados, "hombres y mujeres"(Hech. 8, 12-13 , 36-38; 15-18; I Cor. 1, 14).

Los Adventistas, al igual que los Evangélicos, se olvidan de muchos pasajes, por ejemplo el que dice: "Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero; y estará mi pacto en vuestra carne por pacto perpetuo" (Gen. 17, 13).
De esa forma, estuvo el pacto de Dios "en la carne" de Abraham siendo adulto y era señal del pacto de Dios en todo judío adulto, y sin embargo, es un hecho innegable que no obstante todo eso, Dios ordenó estrictamente que TODO NIÑO fuera circuncidado a los ocho días de nacido (Lev. 12, 3) y por esa señal, el niño al igual que el adulto ENTRABA A FORMAR PARTE DEL PUEBLO DE DIOS (Ex. 12, 48).

Ante todo, se debe distinguir claramente entre la fe recibida de Dios (llamada "Teologal") y que Él se la da a quien le place dársela, incluso a un niño) y "el acto de fe" (producido por el hombre). La deducción es la siguiente:

EL NIÑO PUEDE RECIBIR EL DON DE LA FE, AUNQUE NO PUEDA PRODUCIR "ACTOS DE FE". De lo contrario Dios no hubiera ordenado la circuncisión a los ocho días de nacido, sino siendo adulto el individuo, ni convocaría a las solemnes reuniones "aún a los que todavía maman" (Joel 2, 16) ni habría permitido que los niños hubieran pasado el mar Rojo, evento que San Pablo lo equipara con el Bautismo (I Cor. 10, 1-2).

Por otra parte también se les olvida a los Adventistas que la información que nos proporciona el Nuevo Testamento es muy escasa, pues hubo "muchas otras cosas" (Jn. 21,25).

Para nosotros los católicos, los datos que nos proporciona la Historia, también son importantes, por ejemplo el valiosísimo documento de "La Didaqué" -del que ya hemos hablado- que daba instrucciones de cómo se administrara el Bautismo.

Y nos remitimos también al Antiguo Testamento, que, aunque su contenido son sólo "sombras de lo que había de venir" (Col. 2, 17), sin embargo, se revelan ciertos "esquemas divinos".
Es obvio que esos esquemas no varían en el Nuevo y son de gran utilidad para comprender el plan de Dios para con la humanidad.
En efecto, Dios siempre utiliza en el Nuevo Testamento, esquemas semejantes a los del Antiguo. Por ejemplo respecto al matrimonio monogámico (que fue disposición de Dios "desde un principio" (Mt. 19, 4-8) ; el arca de Noé figura de la Iglesia, ofrecimiento de pan y vino, el maná como símbolo de la Eucaristía, la serpiente de bronce figura de Cristo en la cruz, el sacerdocio con jefe supremo, el sacrificio "sin mancha", etc. Etc.

En todos estos esquemas y muchos otros más, la esencia es la misma, aunque el Pacto es otro, es decir, "el Nuevo". Luego entonces, Dios utilizó el mismo esquema de la circuncisión "a los ocho días", en relación con el Bautismo cristiano de los niños. Cuando dijo Jesús: "Hagan discípulos a todas las naciones" (Mt. 28, 19), obviamente una nación se compone de adultos, jóvenes, adolescentes, niños y también de los que "aún maman" (Joel 2,12ss).

El ser humano necesita la salvación SIEMPRE, en cualquier etapa de su vida, ya que es "malo desde su niñez" (Gen. 8, 21).

El Nuevo Testamento tiene abundantes ejemplos de adultos que se bautizan y para eso, primero demostraron una firme adhesión a Cristo. Es así que la Iglesia Católica cuando bautiza a un adulto, también exige que reconozca a Jesús como Señor y Salvador. Pero sin embargo, la carencia de ejemplos explícitos de Bautismo de niños en el Nuevo Testamento, no nos dá ningún derecho a sacar conclusiones fáciles, pues lo mismo sucede con la palabra "Trinidad" y sin embargo la gran mayoría de las sectas la aceptan sin ninguna dificultad.

Como ya dijimos, debemos analizar ante todo, el aspecto "Teologal" de la fe. Para realizar "un acto de fe", intervienen desde luego la libertad, la voluntad y el raciocinio, todos ellos ACTOS HUMANOS y por lo tanto producidos por el ESFUERZO HUMANO y por ende son "BUENAS OBRAS".

"El ministerio divino de reconciliación revela la futilidad de los esfuerzos humanos por obtener salvación, a través de las obras. Las obras entonces, no son la base de la salvación, sino su fruto." ("CreenciasAdventistas, pág. 133).
Pero ellos tendrán que reconocer que al menos en "el acto de fe", las "obras" (la libertad, la voluntad y el raciocinio), no son "fruto" de la fe, sino "la base misma de la salvación". Esto resulta muy irónico en la enseñanza adventista. Si ellos no quieren aceptar "las buenas obras" como medios para obtener la salvación, entonces tendrán que aceptar el Bautismo de los niños, en donde la fe, Dios la infunde en el niño, sin que éste haga el más mínimo esfuerzo (la más mínima "buena obra") para alcanzar esa fe.

Por su parte los Testigos de Jehová nos dicen: "El bautismo no es para infantes" ("Ayuda para entender las Escrituras", pág. 194). Pero su misma Biblia los contradice: "¿Quién puede producir a alguien limpio de alguien inmundo? No hay ninguno"(Job. 14,4) .Así pues, si un niño nace "inmundo" a causa del pecado original, entonces necesita la Gracia de Dios.

Los testigos citan en ese mismo libro y página, al historiador Neander quien habla en contra del "origen apostólico" del Bautismo de los niños, pero lo más curioso del caso, es que los Testigos citan de ese mismo historiador, lo que él dice de San Ireneo (santo que vivió entre los años 140-204) quien escribió: "Jesucristo vino a salvar a todos los que por su medio nacen de nuevo para Dios: infantes, niños, adolescentes, jóvenes y viejos". (Adversus Haereses ("Contra los herejes"), libro II, cap. 22).

¿No es curioso que los Testigos nombren a ese Santo que vivió en tiempos tan cercanos a los Apóstoles y que por lo tanto él (junto con los demás expositores de la Patrística) nos revelan la doctrina que ellos RECIBIERON DIRECTAMENTE DE LOS APÓSTOLES?

Deberían los Testigos publicar lo que ese mismo Santo dejó consignado en su libro "Demostratio apostólicae praedicationis", donde nos dice muy claramente:

"Aunque la Sagrada Escritura es la regla inmutable de nuestra fe, ella no contiene todo, ni siempre es claro su contenido. Será preciso, pues recurrir a la Tradición, esto es, a la doctrina que Jesucristo y los Apóstoles nos han transmitido de viva voz, y que conserva y enseña la Iglesia, a la cual Jesucristo dijo: Quien a vosotros oyere, a mí me oye, y quien os despreciare, me desprecia a mí. La Sagrada Escritura y la Tradición no pueden, pues, ser separadas; ambas constituyen una sola y misma autoridad bajo dos aspectos".

. ¿Les convendrá a los Testigos publicar esas palabras de San Ireneo? ¡De ninguna manera! Porque eso no les conviene. Así pues, citan de él únicamente lo que conviene a sus intereses sectarios.

Volviendo a la enseñanza de los Adventistas, nos dicen en el libro que ya hemos citado: "Por cuanto a los infantes y los niños pequeños no pueden experimentar la conversión, no se les puede bautizar¿Significa esto que se verán excluidos de la comunidad del nuevo pacto? ¡Por cierto que no! Jesús no los excluyó de su reino de gracia: ´Dejad a los niños venid a mí, y no se lo impidáis -mandó el Señor- porque de los tales es el reino de los cielos" (Mt. 19, 14-15)" (Pág. 216).

Los Adventistas, con el mismo fatal principio bíblico del "libre examen", no pueden menos que admitir que son sucesores de Lutero, ya que tienen muchas cosas en común con su "herencia protestante" ("Creencias de los Adventistas.", pág. 217-218), y así, se atan a unas citas y no hacen caso de otras.
Por ejemplo en la cita que ellos dan, les conviene mencionar sólo a San Mateo ¿Por qué no revisan los pasajes paralelos, por ejemplo Mr. 10, 14-15 y (Lc. 18, 15-17,) donde esos evangelistas inspirados amplían lo dicho por San Mateo?
Si nos anclamos en San Mateo 19,14, no entenderemos plenamente lo que el evangelista trató de decir y así los demás lo amplían y nos dicen: "De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él". JESÚS ESTÁ HABLANDO DE LA "INFANCIA ESPIRITUAL". Si los Adventistas se tomaran la molestia de retroceder unos cuantos versículos, captarían el verdadero sentido del pasaje en cuestión: "En verdad les dijo, que si no vuelven a ser como los niños, no entrarán en el reino de los cielos" (Mt. 18, 3).
Jesús no está hablando de que no necesiten el Bautismo. De lo contrario ese texto estaría en contradicción con (Ef. 3,2) que dice que somos POR NATURALEZA hijos de ira". Y con el (Salmo 51,5): "En pecado me concibió mi madre". Y con (Gen. 8,21) donde se nos dice que el ser humano es "malo desde la niñez".

 

Sería muy largo refutar lo que nos dice cada secta acerca del Bautismo. Sólo expondremos extractos de lo que nos dice la Enciclopedia Espasa-Calpe, en su artículo "Bautismo" en la pág. 1260, del tomo VII:

"Bucero, Wifleff, Zwinglio y los Socinianos negaron la necesidad del bautismo y reprobaron el bautismo de los infantes. Calvino reconoció la necesidad del Bautismo sólo de precepto, en relación con los adultos, y tuvo al agua del bautismo como sólo símbolo de la sangre de Cristo. Los herejes gayanos, maniqueos, herminianos, seleucianos y valdenses, rehusaron el empleo del agua en el bautismo. Los montanistas bautizaban en nombre del Hijo y de Montano y Priscila. Fueron varias las formas empleadas por las sectas arrianas. Era bastante común entre ellas bautizar en el nombre del Creador y de las criaturas. Los baptistas lo administran sólo a los adultos; los socinianos y cuáqueros no lo administran; los congregacionistas, unitarios y universalitas lo administran sin cuidado alguno, debido a que niegan su necesidad; los episcopales lo miran como una ceremonia vacía de toda virtud. Finalmente los donatistas rebautizaban."

¿Se requieren comentarios a lo que nos informa esa fuente imparcial, para definir la triste herencia protestante hundida en un océano de contradicciones?

 

9.-EL BAUTISMO Y EL "LIMBO"Índice

La doctrina del limbo ha tenido una lenta evolución a través de los siglos. Todavía hasta hace poco, algunos teólogos de renombre deducían que los niños que mueren sin el bautismo no van al cielo porque tienen el pecado original heredado de nuestros primeros padres (Ef. 2,3), pero tampoco van al infierno porque no tienen pecado personal (Ez 18,20) y al cielo "nada manchado puede entrar" (Ap. 21,27), por lo que permanecen en un estado en el cual están sin la visión beatífica, pero tampoco sin castigo alguno, sin embargo la transgresión original en ellos, no es pecado personal, pero sí es verdadero pecado. (Ex. 20, 5).

Según conclusiones de algunos teólogos, los que están ahí, están a gusto, como si estuvieran en la tierra gozando de todo lo agradable y deleitable que ofrece esta vida terrenal, (pero sin la visión beatífica) y -tomando en cuenta la infinita misericordia de Dios-, algún día (por decirlo así, ya que allá no existe el tiempo) saldrán de ahí por los conductos que solamente Dios sabe y que nosotros desconocemos por completo, y entrarán por fin en el Reino de los Cielos, el cual es precisamente para los que son como ellos.

 

 

comments powered by Disqus